Las mujeres que no son de su cercanía, aunque no lo crea, también importan.

Foto por: Karol Chala


Una piensa que no está exenta y se dice así misma y a otras ‘’si me pasa, me pasa’’, y es que así de naturalizada tenemos las agresiones sexuales contra nosotras, es como si nos tuviéramos que enfrentar a un destino biológico o universal, como si habláramos de la muerte o de alguna enfermedad. Sencillamente tiene que llegar el momento de frases asquerosas, roces, persecuciones u otra clase de abusos sexuales que aparentemente no son muy graves por no hablar de un pene desconocido dentro de nuestro cuerpo.

En Bogotá, probablemente las 64 mujeres víctimas de acceso carnal violento en el año 2019 (INMLCF) pensaron que en algún momento harían parte de esa estadística, porque por muy trágico y cruel que suene, a todas las mujeres nos preparan para la agresión sexual. Todo empieza con información, ingenua y  no malintencionada por parte de familiares que nos hacen creer que es deber nuestro el neutralizar un ataque, mientras que sin darse cuenta quitan responsabilidad de los victimarios, los cuales son regularmente hombres.

Conozca más acerca de las estadísticas de agresión sexual por sexo según La Fiscalía General de la Nación.

En la Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, se entiende que la fuerza o presión física a través de su materialización o amenaza, constituyen violencia: “el agente despliega sobre la víctima para hacer desaparecer o reducir sus posibilidades de oposición o resistencia a la agresión que ejecuta”. A partir de las características de violencia, el acceso carnal violento o la violación ‘’es una forma de violencia sexual en la que el agresor utiliza la fuerza o la amenaza de usarla como mecanismo para realizar cualquier tipo de acto sexual con la víctima.’’ (FGN) 

La violación esta presente durante el acceso carnal abusivo y durante el acceso carnal violento, lo que les diferencia es la utilización o no de fuerza fisica. En el acceso carnal abusivo, se hace alusión a la penetración por inconsciencia, la cual debido al uso de narcóticos, bebidas alcohólicas o alucinógenos suministrados por el agresor hace que la víctima no puede comprender el entorno o lo que ocurre, es por eso que el victimario no incluye de golpes, choques o fuerza física para inmovilizar mientras que en el acceso carnal violento sí.

Adicional al tener que afrontar las agresiones y el sufrimiento de un acceso carnal, las víctimas tienen que soportar las narrativas y reflexiones que de manera completamente errónea la sociedad utiliza buscando generar empatía, las víctimas deben soportar frente a sus casos frases como ‘’Qué tal si fuera usted, su novia, su mamá, su hija o cualquier mujer cercana’’, la búsqueda de aproximación con el suceso, deshumaniza y es bastante insensible, ¿es que, acaso, solamente los actos deberían importar si se trata de un vínculo, lazo o parentesco de por medio?, ¿acaso no nos debería indignar estos sucesos por el simple hecho de que son realizados a mujeres?

Infortunadamente, existen procesos peores que aquellos que buscan convertir una tragedia en un hecho personal para que importe, están aquellos que comparten contenido que contribuye al morbo a través de lo gráfico, explícito y amarillista.

Queda realizarse muchas preguntas al respecto de las agresiones sexuales y lo que le rodea. Quizá no seamos victimarios, pero si no tomamos responsabilidad frente a nuestro contenido y frente al proceso de difusión, probablemente estemos siendo parte del problema contribuyendo a la revictimización de las mujeres.

Publicado por Karolchala

Soy comunicadora social y periodista de la universidad Central. Me enfoco en el proceso de investigación y creación de contenido con enfoque de género y mujer, agregando siempre un aspecto ético, incluyente, pedagógico y juvenil.

5 comentarios sobre “Las mujeres que no son de su cercanía, aunque no lo crea, también importan.

    1. Es un punto para pensar, además de pensar en la víctima y familia también es importante pensar en la sensibilidad del espectador o lector ¿normalmente en dónde o en qué medios encuentras contenido explícito?

      Me gusta

  1. a mi me parece difícil eso de no compartir fotos de las mujeres golpeadas cuando ellas mismas son quienes las publican, si ellas autorizan por qué estaría mal hacerlo?

    Me gusta

    1. infortunadamente nosotros mismos podemos caer en narrativa nocivas para nosotros mismos. La imagen de una mujer golpeada o con señales de violencia es revictimizante porque invibiliza el testimonio o relato ¿para lograr indignación es necesaria la sangre? ¿qué pasaría entonces con las denuncias de mujeres que ya no tienen secuelas físicas?

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: